Es bueno pensar que lo que hacemos puede mejorar cada día. Siempre se nos presenta la oportunidad de aprender y saber que nuestro trabajo, nuestros estudios pueden escalar un peldaño más si así lo creemos y queremos. Claro es necesario de vez en vez tener a mano consejos que funcionen como un manual para entender como ir más allá de lo que ya podemos. Les comparto unos consejos que el equipo de Agile Zone y JetBrains brindan a aquellos que queremos ser mejores programadores.

  • Recuérdate lo mucho que debes aprender: El primer paso para aprender algo es reconocer que tú no lo sabes. Suena obvio pero a experimentados les cuesta darse cuenta de esta primera meta. Muchos piensan que se conoce lo mejor y lo que realmente piensan es en impresionar con quienes se codean. Buscando intensamente demostrar algo. En otras palabras, la actitud “sé lo que hago” puede alejarte de aprender algo nuevo, inicia por ser humilde, vacía tu copa.
  • Deja de probarte que estás en lo correcto: Para ser genial, no simplemente bueno, debes aprender de la experiencia. Pero, es necesario tener en cuenta, así como podemos aprender de la experiencia, también puede crear malos hábitos. Se han encontrado programadores con 8 años de experiencia, pero que repiten el mismo año de experiencia 8 veces. Principiantes miran su código y se ponen a maravillarse de él. Incluso escriben pruebas que demuestran que el código funciona en vez de hacerlo fallar.  Los verdaderos programadores ven siempre que están equivocados, porque evidentemente los usuarios encontrarán los defectos que por alto hemos pasado.
  • ¡El código funciona! Aquí no te detienes, aquí empiezas: Efectivamente, tu primera meta fue codificar de manera que cumpliera con las expectativas. Programadores promedio siempre avanzan al próximo paso. Detenerse y decir está hecho es como tomar una foto y esperar a que sea una obra de arte. Los grandes programadores conocen que es solo el comienzo. ¿Funcionó? Perfecto, hagámoslo mejor. Hacerlo mejor, indicia medir, evaluar: ¿Puede ser más rápido? ¿Puede ser más fácil de documentar? ¿Es más confiable? ¿Es más reutilizable? Las preguntas pueden variar, pero el proceso no.
  • Escribe tres veces: Buenos programadores escriben software que funcione. Los geniales, escriben software que funcionen extremadamente bien. Esto rara vez pasa a la primera. El software generalmente se escribe tres veces.
    1. Primero se escribe para decir que es posible, la solución existe, es una prueba de concepto.
    2. La segunda vez, que funcione.
    3. La tercera, que funcione bien.

Este nivel no parece obvio cuando ves trabajar a desarrolladores brillantes. Tal parece que todo lo que hacen es brillante, pero lo que quizás no veas es que de seguro es la segunda o tercera vez que realizan su código antes de mostrarlo a alguien más. Echar al cesto el código viejo puede ser el inicio para mejorar tu flujo de personar de escribir una y otra vez.  En fin, escribir tres veces te da diferentes aproximaciones a la solución.

  • Lee código, montones de código: De hecho, cuando lees soluciones de otros programadores abres tu espectro de respuestas a problemas. Y sería bueno que lo vieras como una experiencia y reto sobre todo si pones en ello preguntas como:
    • ¿Qué haría yo de diferente en este bloque? Halla otro enfoque al mismo problema
    • ¿Qué hay de nuevo? Cómo puede aplicar esa técnica a mi código antiguo. Cómo transformo mi forma de programar con esto.
    • ¿Cómo lo mejoro? Tienes una mejor solución. ¡A por ello!
    • ¿Estilo de autor? Practicando el estilo de un autor ayuda a trazarte un estándar, según el ejemplo que sigas, así como mejora tu empatía.

Pero no te quedes en esas preguntas. Escribe sobre tus respuestas ya sea en revisiones, revistas, blog o foros comunitarios con otros desarrolladores.

  • Escribe código, no sólo asignaciones: Trabajar en proyectos personales abre la posibilidad de generar nuevas ideas, aprender nuevas tecnologías que posiblemente no están al alcance en tu diario. Cuando contribuyes a proyectos de código abierto o proyectos sin beneficios ganas habilidades y confianza. Programas a rienda suelta con tu creatividad y no le dejas lo difícil a alguien más, te deja abierto a pedir ayuda y ello a aprender. Pero importante no te vayas por proyectos personales que no puedan fallar, acepta el reto, teme a fallar.
  • Trabaja codo a codo con alguien siempre que puedas: Ayuda mucho escuchar a otra persona. Ello podía ser un par de programación, hackathon o únete a grupos comunitarios de desarrolladores. Sobre todo, prestando atención a las respuestas de los usuarios de los resultados de su desarrollo, a las críticas. Con suerte hasta encuentres un mentor que pueda guiarte en técnicas certeras para el desarrollo de tu manera de programar. No desaproveches las oportunidades.
  • Aprende técnicas, no herramientas: Enfócate en los fundamentos de programación, porque lo básico no cambia. Presta atención más a la arquitectura que a la programación. Si crees que algo sólo se puede realizar de una forma, es tiempo de revisarse. Los dogmas pueden lacerar tu habilidad de aprendizaje y provocar una lenta adaptación al cambio.

Tomado de: https://blog.newrelic.com/2016/02/22/8-ways-become-a-better-coder/

Anuncios